Cómo cuidar tu vulva

Primero necesitas saber cosas importantes: 

Los tejidos genitales son -por lo menos- tres veces más sensibles que cualquier otra mucosa del cuerpo. Una recomendación conocida que nos dan las medicinas nativas es que no pongas en tu vagina/vulva nada que no pondrías en tu boca. Y sin embargo llenamos nuestra vulva de jabones, perfumes, «protectores diarios» (protectores de qué?), toallitas descartables, tampones, óvulos… y todos los químicos tóxicos que éstos contienen (glifosato, asbesto, rayón, organoclorados, blanqueadores, microplásticos). 

¿Por qué son malos para tu salud genital? Éstos químicos son absorbidos por nuestras mucosas genitales, modificando el pH y la microbiota. Además, luego ingresan directamente a nuestro torrente sanguíneo, circulando por todo nuestro cuerpo y, eventualmente, siendo filtrados por nuestro nunca bien ponderado HÍGADO. Como si éste no tuviera suficiente con nuestra alimentación llena de toxinas, con todos los disruptores endócrinos en los ambientes citadinos y también, con nuestras emociones. 

Algunos de estos químicos tóxicos también se acumulan en nuestros tejidos pélvicos y órganos sexuales. Es por esto que muchas personas experimentan, a partir de suspender el uso de productos íntimos descartables, mucho bienestar en su sangrado menstrual y salud genital en general: ¡Porque se están desintoxicando! 

NECESITAMOS SABER (y enseñar, y educar a través de la #ESI) este tipo de conocimientos para poder cuidar nuestra salud. 

Otro dato desconocido es que la vulva tiene un pH ácido. 

Por lo tanto, los jabones, geles y duchas íntimas que proclaman ser neutros, orgánicos y libres de todo mal… NO son buenos! Porque si el pH de la vulva es ácido, no necesita neutralizarse y, por el contrario, ésto le expone a desequilibrios y enfermedades. El único momento en que el pH genital es neutro es en una parte de la ventana fértil del ciclo menstrual-ovulatorio (y ésta ventana NO se puede predecir, sino observar habiéndote capacitado para interpretar su lenguaje somático).

Otro dato mayormente desconocido es que la vulva tiene un pH ácido. 

Por lo tanto, los jabones, geles y duchas íntimas que proclaman ser neutros, orgánicos y libres de todo mal… NO son buenos! Si el pH de la vulva es ácido, no necesita neutralizarse y, por el contrario, ésto le expone a desequilibrios y enfermedades. (Ni hablar de jabón blanco o de glicerina chicxs… Horror! No los recomiendo! Dañan!) 

El único momento en que el pH genital es neutro es en una parte de la ventana fértil del ciclo menstrual-ovulatorio (y ésta ventana NO se puede predecir, sino observar habiéndote capacitado para interpretar su lenguaje somático). 

La vanguardia de la fisiosexología lo dice y el ayurveda lo proclama: La vulva se lava SÓLO con AGUA! #stopjabon 

¿Cómo lavar la vulva? 

1) Abre tus piernas dando espacio entre ingles y genitales, para que tu mano entre comodamente . 

2) Si estás en la ducha, ponete de frente a la lluvia. Si estás sentadx en el inodoro, busca una jarrita limpia y llenala de agua tibia (NUNCA bidet, en ningún caso, jamás, no lo uses para nada!) . 

3) Separa con tus dedos los labios externos y, mientras echas/recibes el agua, pasa tus dedos suavemente por el espacio entre labios externos e internos. Repetir unas pocas veces . 

4) Sigue con el agua y pasa suavemente un dedo por debajo del clítoris, en la zona donde se unen los labios internos (entre la uretra -por donde haces pis- y el clítoris). Repetir unas pocas veces . 

5) Sigue con el agua y, con dos dedos, masajea la puerta de entrada de la vagina (SIN entrar). Repetir algunas veces . 

6) Termina el lavado dejando correr el agua por tu pubis, sobre tus vellos púbicos y pasa los dedos por entre los vellos varias veces, suavemente . 

7) Seca con dulzura y sin frotar . 

¡Que te cuides, escuches y conozcas mucho!

CURSO VINCULADO A LA TEMÁTICA: La sonrisa vertical 1 / Booklet 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *