De la sexualidad venimos

Lo más relevante en la vida de cualquier humano es su sexualidad, entendida en su más amplio y completo sentido. Cuando integramos esta percepción en nuestro cotidiano, podemos tomar toda la fuerza y vitalidad que ello nos trae: comprendernos como humanos completos, sexuales, sensuales, enraizados. Cuando lo negamos (NOS negamos), aparece el tabú, las heridas, la falta de límites, la frustración y toda la energía vital se corta a la altura del ombligo y sube a nuestra mente. Se exacerba el intelecto, el ego se nutre en un sentido desarmónico, creo que soy lo que hago, lo que produzco y lo que sé; el cuerpo se endurece, se debilita y se enferma; la vida se vuelve una búsqueda de sentido y no un habitar el sentido de la vida, que es el placer que estos cuerpos nos traen de sólo estar vivos, si nos vivimos en plenitud, si nos reconocemos en integridad.

De la sexualidad venimos: La sabiduría viene de la vivencia, no de la cantidad de años sentados en un pupitre anulando nuestro suelo pélvico.

CURSO VINCULADO A LA TEMÁTICA: Tantra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *