De vulvas y vaginas: gestión saludable de nuestros hábitos de higiene y sexuales

Conocimiento general necesario

La vulva y la vagina tienen su propio pH; su flora de microbios benéficos para nuestro organismo. Si este medio ambiente intimo se desequilibra por agentes externos, da lugar a la proliferación de algunos de sus componentes, y esto nos trae molestias, picazón, irritación, mucho flujo, ardor, etcétera. También los factores emocionales y ambientales puede generar desequilibrios. 

¿Cómo mantener nuestra vulva y vagina sanas y felices? 

Lo primero que necesitás saber es que, como cualquier parte de nuestro cuerpo, necesitan ser tratadas con amor, y por sobre todo, aceptarlas como una parte importante del cuerpo que necesita atención. 

Sobre la salud vulvar-vaginal 

La vagina y la vulva tienen su propia forma de limpiarse: el flujo vaginal. Si estás con mucho flujo, esto significa que tu cuerpo está buscando su equilibrio. Una forma sana de ayudar en la limpieza de nuestros genitales es lavándolos suavemente con agua. Sí, sólo agua. Que corra de arriba hacia abajo.

No chorro. No fricción. Como mucho se puede usar jabón de coco o avena neutro orgánico. NO cualquier jabón neutro. En caso de utilizar este tipo de jabones, se usan sólo por fuera de los labios mayores, nunca por dentro. NO usar jabones industriales en la zona íntima y en lo posible tampoco en el resto del cuerpo; son muy perjudiciales para la piel, aunque nos los vendan como lo mejor del mercado. Tampoco usar baños íntimos por más que sean de Natura o Just. No son recomendables porque también cambian el pH y la flora genital. Dos acciones muy beneficiosa a tomar en cuenta para mantenernos sanas es tomar aire y sol en la vulva. ¡Sí! ¿Cómo sería esto? Hay varias opciones: Por un lado, dormir sin ropa interior es lo mejor que le podés dar a tu cuerpo durante la noche. También es posible no usar ropa interior cuando estás usando ropa cómoda (que no irrite tu vulva, que no esté en contacto, como faldas (la opción que te airea 100%) o pantalones de algodón) o por lo menos, cuando estás de «entrecasa»!

Respecto a tomar sol en la vulva, esto deberá ser por unos pocos minutos si es exposición directa (cuando estés en algún espacio íntimo donde te sientas cómoda para hacerlo) y pueden ser más minutos si no es exposición directa; es decir, si tenés una calza o una falda finitas de por medio; en esta experiencia el calor del sol llega igual -no así la luz- pero también es muy benéfico. 

Sobre la «higiene» post relaciones sexuales: 

Hace pis luego de tener relaciones lo más inmediatamente que te sea natural. Esto evitará infecciones urinarias. Otra cuestión muy importante a saber es que nada que haya entrado primero a tu ano, debería entrar luego a tu vagina y o tocar tu vulva. El ano tiene bacterias que no son amigables con los genitales. 

ETS: 

Lo único que previene casi todas las enfermedades de transmisión sexual es el preservativo. El hpv, aún usando preservativos, puede transmitirse. Lo mismo sucede con los herpes genitales. 

La ropa interior sintética no ayuda a tu salud genital. 

Usar ropa de algodón o agregarle una buena tela de algodón a tu ropa interior sexy, para que tu vulva no esté en contacto con telas que la irriten o que generen más humedad que la que le hace bien. Usar pantalones y ropa interior muy ajustada NO es lo mejor. Elegí pantalones no tan ajustados o intercala con faldas tus outfits para liberar un poco de factores contraproducentes tu zona íntima.

Otro factor que afecta mucho la flora de nuestros genitales es la depilación, ya que el bello púbico y genital cumplen la función de protección y equilibrio de estos órganos de nuestro cuerpo. Estar constantemente depilándonos crea microlaceraciones, y al tener este y otros hábitos no muy saludables respecto a nuestros genitales, suelen infectarse, generar microquistes, granitos, o por la misma depilacion o afeitado, etc. Lo mas recomendable, si queremos mantener “la selva a raya”, sería usar tijera y recortar. Así nos ahorramos mucho de lo nombrado anteriormente. 

Las toallitas descartables y tampones son lo más perjudicial que hay para nuestros cuerpos. Irritan, cambian el pH, generan humedad, contienen blanqueadores, glifosato, rayón, asbesto, dioxinas y coagulantes, por eso tu sangre huele mal, y quizás hasta por esto tengas más hemorragia menstrual. Tener todos estos químicos en contacto con la mucosa genital es como estar comiendo asfalto: muy perjudicial. Usar toallitas ecológicas de algodón o copa menstrual son mejores opciones!!! Y además cuidas el planeta dejando de generar desperdicios no reciclables. La copa no se recomienda si estás con irritación, hongos, hpv y otras vaginosis. Una vez sana, usala sin problemas! 

El bidet es el peor enemigo de la vulva: tanto el chorro como el hecho de que lo usen otras personas nos predisponen a cambios en el pH, irritaciones y posibles infecciones. Otro dato: Al defecar lo mejor es limpiarse de adelante hacia atrás; de lo contrario estas bacterias qué les conté tienen fácil acceso a los genitales ya que hay un pequeño perineo distancia entre ano y entrada de la vagina. 

¿Qué hacer si siento molestias en la vagina o vulva luego de tener relaciones/ antes de menstruar/cuándo óvulo/ cuando estoy tomando antibióticos/ después de depilarme/ luego de cambiar mis hábitos alimenticios/otros?

 Una opción simple y accesible es usar aceite de coco neutro: es tu nuevo mejor amigo. Puede usarse dentro de la vagina y en la vulva. Es antibacteriano, levemente antimicotico, refrescante, suavizante, lubricante, humectante y mucho más. Lo mejor de todo: equilibra tu ph y no lo modifica. Utilizarlo todos los días de tu vida no es lo mejor, porque el cuerpo se acostumbra y luego ya no cumple su función. El aceite de coco te puede ayudar de muchas maneras; también como lubricante. Quienes usan preservativo como método anticonceptivo, es posible usarlo en este, sólo Si el condón no es de látex (la marca que los vende es Prime skyn). El material es poli-isopreno. Sí luego de 3 días tus molestias vulvares o vaginales persisten, el tratamiento necesitará ser otro. Consultar.

¿Cómo usar el aceite de coco? 

Para «higienizarte» 

Como ya les contamos, la vagina tiene su propia forma de limpiarse y no hace falta usar ningún tipo de jabón ni producto en la vulva. Pero si aún así te dan ganas, podés probar el aceite de coco. No es recomendable que sea un uso continuado o cotidiano porque el cuerpo genera una adaptación y esto también cambia el Ph vaginal. 

El aceite de coco en épocas frías se solidifica. Lo mejor es tenerlo en un frasco de vidrio. Con los dedos, vas a tener que hacer presión o rascar para poder agarrarlo. Luego en los dedos se va derritiendo por la temperatura corporal. Te lo podés colocar en la vulva MIENTRAS te bañás, y luego enjuagartelo (queda oleosa la zona) o después de bañarte.

Como lubricante 

Como nombré anteriormente, si vas a tener relaciones sexuales y tu anticonceptivo son los preservativos, los que son de latex se rompen con los aceites. Si querés usar el aceite de coco como lubricante, tus preservativos deberán ser de poli-isopreno que no es un material que en principio se rompa con el aceite (que no significa que no pueda romperse por otras cuestiones). 

Aclarado esto: Podés usar el aceite de coco (ponertelo) en la vagina, en la vulva, en el pene, antes, durante o después de tener relaciones. La aplicación previa/durante actúa como lubricante y antibacteriano. La aplicación posterior ayuda a suavizar la zona de la vulva y vagina en caso de irritación o molestias, además de ser antibacterial y levemente antimicótico. 

Como tratamiento 

En caso de irritación, molestias, ardor, micosis leves (hongos), entre otros, podés aplicarte de 1 a 4 veces por día el aceite de coco directo donde te moleste (y/o en toda la zona), hasta que desaparezcan las molestias. En caso de que persistan, consultar. El consumo de lácteos, harinas, alcohol refinados y carnes agravan cualquier proceso bacterial o micotico en los genitales. Eliminarlos por una semana y/o hasta que se terminen los síntomas del desequilibrio. Usar sólo ropa interior de algodón, que no ajuste hasta que se vayan los síntomas. En caso de candidiasis (hongos vaginales) reiterativos o infecciones urinarias reiterativas, pedir una consulta. Consumir suficiente cantidad de vitamina C. Esta vitamina limpia los canales urinarios y evita infecciones. El arándano es la fruta que mas cantidad contiene de vitamina C. Puede ingerirse el jugo, en comprimidos u otros.

CURSOS VINCULADOS A LA TEMÁTICA: BOOKLET 1 – Soberanía de la Sexualidad/ PACK 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *