Educación sexual integral afectiva: un derecho humano

Desde el equipo de Mujer Pulpo nos proponemos instalar la idea de que tener información y educación sexual integral forma parte de los derechos de toda persona.

Pero… ¿Qué es para nosotras la Educación Sexual Integral?

Primero queremos ponerte al tanto de que El Programa Nacional de Educación Sexual Integral es un programa educativo que surgió con el objetivo de coordinar, implementar y evaluar diferentes acciones sobre la temática en Argentina; el programa fue creado con el propósito de tomar en la responsabilidad de enseñar educación sexual a niños, niñas y jóvenes.1

Se estableció en el año 2008 en Buenos Aires por parte del Ministerio de Educación de Argentina y nació después de la sanción de la Ley Nacional N° 26.150. 2 Esta ley que establece la responsabilidad del Estado en hacer cumplir el derecho de los niños, niñas y adolescentes a recibir educación sexual integral (ESI) en todos los establecimientos educativos públicos de gestión estatal y privada, desde los niveles de educación inicial hasta la formación docente, así como eliminar los estereotipos de género, fomentar el cuidado del cuerpo propio y el ajeno, promover actitudes responsables y el respeto por la diversidad sexual. (wikipedia)

Dentro de todo el movimiento social feminista que se ocupó y fomentó la implementación de la ESI en las escuelas del país, durante los últimos años, nos preguntamos cuál es el aporte que traemos desde nuestro equipo e investigación a la ampliación del entendimiento de la ESI. Hace años trabajamos -en su mayoría- con mujeres de entre 16 y 60+ años, siendo la mayoría de mujeres que concurren a nuestros talleres de un rango de 25-45 años. La mayoría -por no decir casi todas- las mujeres que asisten a nuestros talleres, se encuentran en un casi total desconocimiento de la fisiología y anatomía de sus propios cuerpos. Con sólo decir que la mayoría de las mujeres no sabe la diferencia entre la vulva (genitales externos) y la vagina (canal que conecta la vulva con el útero), podemos darnos una idea del desconocimiento generalizado que existe en la sociedad (y no estamos hablando de sectores marginales o vulnerables) sobre la sexualidad de las mujeres.

Es por esto que, desde Mujer Pulpo, hace años nos dedicamos a -lo que podríamos llamar- la alfabetización sobre sexualidad. Dentro de esta «alfabetización», hacemos mucho hincapié en la importancia de las relaciones (de cualquier tipo, no sólo sexuales) consensuadas y afectivas. ¿Por qué?

Por un lado, porque desde la toma de conciencia de la necesidad del CONSENSO dentro de las relaciones, dejamos de normalizar las violencias invisibilizadas a nivel social, y ponemos de relieve la SALUD VINCULAR y la importancia del DESEO.

Por otro lado, porque la afectividad es un valor humano muy importante. Si no nos dejamos afectar por los movimientos emocionales que la sexualidad nos genera (sean los que sean), estamos alienándonos: perdemos capacidades sensibles y reprimimos el sentir.

La Afectividad es aquello que nos afecta/estimula de/con otra persona/evento. La capacidad de ser tocados en nuestra emoción y sentimiento. Demostrar afecto comunica interés, humanidad, cariño, y se da recíprocamente entre personas que empatizan, generando/nos bienestar.

La sexualidad gusta de complacer y complacerse. No poder sentir placer/afecto/interés por complacer/hacer sentir bien al otrx en un vínculo afectivo (tanto como en la intimidad sexual) implica un desbalance, bloqueo emocional importante o patología psicológica. Lamentablemente vivimos en una cultura que promueve vínculos en donde las personas son tratadas como objetos, por lo tanto esto se replica en la sexualidad e intimidad, insensibilizandonos. Pareciera mentira que tenemos que hablar de la importancia del buen trato, del trato sensible y humano, en las relaciones sexuales, sexoafectivas, y otras. Pero es muy importante educar y re-educarnos en valores humanos, y tejer formas humanistas de relacionarnos, por fuera del utilitarismo que está de relieve en nuestra cultura.

Es por esto que para tener una verdadera EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL, necesitamos como sociedad en conjunto: 

✔ Alfabetizarnos en anatomía y fisiología sexual 

✔ Erradicar la violencia -de cualquier tipo- de nuestros vínculos 

✔ Recuperar valores humanos tales como la afectividad y la cooperación

CURSO O TALLER AFÍN: La sonrisa vertical

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *