El plagio y su relación con la sexualidad

Muchas veces en el afán de divulgar algo que nos conmueve y de sentirnos valiosxs por hacerlo, nos olvidamos del amor, del honrar el camino que hizo el conocimiento y la energía para llegar a nosotrxs… nos olvidamos del respeto.

Nos atraviesa la era del utilitarismo, del góndola-dismo, del exitismo… la era del «vender» cueste lo que cueste. Si el valor de intercambio es la vida personal, es entregada. Si el valor de intercambio son los vínculos íntimos, clincaja, por un poco de visibilidad y apreciación de la comunidad… es pagado. Si el valor de intercambio es la violencia hacia otras personas, listo! es pagado. Si el valor de intercambio son horas y horas frente al smartphone, también, pagado. Si es cagarnos en lo consensuado con colegas, abran la caja registradora de dinero y de visibilidad, que es pagado ASAP. 

¿Cuál es el límite? Me pregunto una y otra vez. 

Hace años vengo viviendo el plagio de formas sutiles a alevosas, muchas veces con extorsiones y cartas documento de por medio. Pero hoy no quiero hablar de mí, quiero hablar de todas las colegas y amigas que quiero, a las que actualmente les está pasando, quizás, por primera vez. La violencia pasivo-agresiva, o muy directa, del plagio. Y es realmente muy horrible y doloroso. 

El problema con el plagio es un problema sexual. ¡Sí! Así como lo leés: un problema sexual. Porque la creatividad (o su falta) es un tema sexual. 

Como dice Michel Odent,

“La sexualidad se revela como todo lo contrario a un proceso de copia,

lo contrario de una reproducción. La sexualidad implica creatividad.

Y, a la inversa, todo proceso creativo tiene algo de sexual.

La sexualidad humana se basa en nuevas combinaciones de ideas preformuladas.¨

Por supuesto que el conocimiento es de todxs y que la urdimbre humana va creando y transformando. Es por esto que la investigación y energía vital de cada persona es importante. Decir «el conocimiento es de todxs» en un contexto en donde lo que está sucediendo es un plagio, es violencia hacia quien está siendo violentadx a través del plagio. Y lo que menos necesita esa persona es más violencia. A veces en el ánimo de aliviar a la persona violentada, decimos cosas muy dolorosas para esa persona. 

Pero volviendo al tema, a saber: cuando sos emprendedorx, crear una técnica, una marca, una identidad, un producto, lleva mucho años y años e inversión en: formación, investigación, pruebas y fallas, dinero, disponibilidad emocional hacia tu público y comunidad… y muchas cuestiones intangibles difíciles de explicar. Si lo viviste, me entendés perfectamente. Todo ese proceso, es un proceso sexual creativo. 

Plagiar vendría a ser como hacer un copypaste del proceso sexual-creativo de otra persona. Se ve bonito lo que se muestra, pero no tiene profundidad, no tiene trasfondo y lo peor de todo, es que no es propio. Al no darse la persona que plagia la oportunidad de hacer su propio proceso de maduración creativa-sexual, se pierde de sí misma, de su unicidad, de su valor propio personal e intransferible. Que es un proceso sexual en sí mismo. Y hace la coreo de mostrar algo que, dentro suyo, no brotó. Pasa lo mismo que en el sexo hegemónico: hacer una coreo de «el sexo» sin sentir realmente que eso es lo que brota de mí, del deseo y del placer. 

Una cosa es inspirarse, estudiar con, y luego llevar todo ello al proceso de investigación y creación personal, y otra cosa es plagiar. ¿Cómo refinar el instinto de copia (reproducción / energía sexual en su estado más básico) para nutrirnos de él y respetar/honrar las creaciones de nuestrxs congéneres y maestrxs? 

¿Cómo se manifiesta creativamente una sexualidad madura? ¿Cómo veo a las demás como no-competencia -o quizás, aliadas- sin ser inocentemente-presa-fácil del patriarcado que reproducimos las mujeres? 

La sororidad como discurso, ¿es una apuesta política o es otra forma de homogeneizar y controlar?¿Qué complejidad necesitamos en los discursos y vínculos para desmontar el patriarcado? ¿Cuánto seguimos reproduciendo el descuido y la marginalización de los sentires en pos de vender? 

¿Cómo la producción creativa de un otrx me puede ayudar a inspirarme en mi propia creatividad divergente y ayudarme a madurar en mí unicidad, contrario al instinto utilitario-productivista de copiar y obtener beneficios?

¿Cuál es el poder y la potencia que cada una necesita devolverse 

para dejar de mirarse a sí misma con los ojos del sistema patriarcal?

Ese “devolvernos”, ¿puede ser sin cancelar a nadie?

CURSO VINCULADO A LA TEMÁTICA: Respiración circular del útero / Tantra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *