La boca refleja muchos mecanismos inconscientes de protección. Tenemos 5 momentos de cierre entre la boca y la garganta (o “esfínteres”). Desde el tantra trabajamos con la desinhibición emocional, buscando la relajación del cuerpo y del sentimiento. Esto se ve reflejado involuntariamente en nuestros labios, en la apertura de nuestra boca, en la presión que ejercemos entre los dientes, en la apertura de la mandíbula, etc. Para el tantra, existe una correlación emocional, fisiológica y energética entre la boca, los labios, la lengua y la garganta, y nuestros genitales. La forma en la que hablamos, comemos y respiramos manifiesta también nuestra disponibilidad sexual, vincular y creativa. La des inhibición no es una técnica que podamos aprender y perfeccionar, sino que se basa en recursos y herramientas que apoyen lo que estamos sintiendo, validándolo, para salir de la cultura represiva del sentir. Y a partir de ello, apoyar nuestra expresión, sea creativa, artística, estética, vincular, verbal o no, social, etcétera.

CURSO VINCULADO A LA TEMÁTICA: Tantra