No sos vos, no soy yo, es el patriarcado

No puedo dejar de escribir ni pensar sobre todo esto que está pasando. Quiero compartirles lo que veo, lo que pienso, quiero hacer mi aporte, quiero tejer puentes, darnos marcos de contención, espacios donde sanar. Porque, ¿qué viene luego del vómito colectivo? ¿Qué hacemos con ese dolor? ¿Qué marco le damos para que supure lo que necesite y luego cicatrice? 

Todxs hemos sido violentados, en mayor o menor medida. Nuestra sociedad se ha erigido en base a la castración sexual real, simbólica, emocional, entre otras. Ningún cuerpo que viva en el mundo actual está excento de violencia, de abuso, de acoso. Estamos enfermxs, como sociedad. Tenemos una enfermedad importante que es la violencia. Y sobre todo, la violencia sexual. Esto no es circunstancial. El capitalismo se fundamenta en la violencia interiorizada, en el auto-abuso y en el abuso y acoso de lxs demás. La competencia es eso, ¿qué creías? 

¿Querés fundamentación? Leé estos dos artículos: – Paul Beatriz Preciado: TERROR ANAL Y MANIFIESTOS RECIENTES – 

Casilda Rodrigañez: La violencia interiorizada en la mujer 

Es por esto mismo que seguimos repitiendo mecanismos de violencia. Lxs perpetradorxs, las víctimas, son partes de un mismo juego de roles. Los patrones relacionados a las heridas seguirán repitiéndose, seguiremos repitiendo los roles, hasta que tomemos conciencia de esto y podamos tocer ese destino. Esto lleva años, lleva generaciones, siglos. 

Necesitamos encontrar las maneras de tomar conciencia qué rol jugamos. Esto DUELE, es tremendo. A nadie le gusta descubrirse violador, acosador, abusador. A nadie le gusta descubrirse abusadx. ¿Por qué no nos dimos cuenta antes de lo que hicimos o de lo que nos pasó? PORQUE ESTÁ NATURALIZADO. La violencia está naturalizada. 

Todxs perpetuamos la violencia (o lo hemos hecho), inconscientemente. Tenemos que saber que hay UN SISTEMA que NOS ASIGNA ESTOS ROLES según el género que nos asigna, también. Pero también necesitamos saber que SOMOS NOSOTRXS los que PODEMOS CAMBIAR ESTO, tomando conciencia y tomando una acción reparadora. 

Las mujeres estamos tomando conciencia, estamos hablando, estamos sanando, estamos DES-NATURALIZANDO la violencia ejercida contra nosotras. Hace tiempo que se viene levantando la ola, y con esa ola viene FURIA. Furia contra lxs perpetradorxs. Dolor, sed de justicia. Y con esa visibilización masiva de lo acosadas y abusadas que estamos todas, nuestra palabra vuelve a tomar fuerza y poder, porque nos lo devolvemos a nosotras mismas CREYÉNDONOS entre nosotras, aunque el sistema esté podrido, aunque la justicia sea patriarcal. A quienes les viene tocando el rol de perpetradorxs de la violencia (que, en mayor o menor medida, somos todxs, pero a nivel masivo y sistematizado, «los varones»), les tocará a algunos -en el mejor de los casos- revisarse profundamente, encontrarse con el dolor de haber violentado, acosado, sido machistas, de forma naturalizada o inconsciente. Y a otros, quienes sistematizaron esa violencia, quienes violaron, quienes abusaron, les tocará encontrarse con el dolor y la furia de una sociedad que no se calla más eso. Les tocará encontrarse con la justicia, en el mejor de los casos, o con el ajusticiamiento de las pibas, porque es lo que está pasando, nos parezca bien o no. 

Dejar de ser violentxs, dejar de ser sumisxs ante la violencia, romper los esquemas que el programa de este sistema nos tenía asignado. Podemos deconstruír, desterritorializar, destejer las tramas de la violencia machista interiorizada (TODXS, el machismo es responsabilidad de TODXS) y, con quienes estén dispuestxs, construir nuevas formas, nuevos consensos, visibilizar todo, nombrar todo. 

Hay quienes recién se desayunan de todo esto. Para algunxs, hace años venimos trabajando en visibilizar y deconstruir la mierda social que venimos reproduciendo.

 Queremos crear otras realidades. Tomá la posta de eso en tu vida. Es algo que nos toca a todxs. La responsabilidad está dentro de cada unx, porque el sistema lo hacemos todxs. 

Propongo algunas preguntas para desanudar las violencias vinculares: 

¿Cómo se respeta lo que es diferente? ¿Lo que siente diferente? ¿Lo que desea diferente? ¿Cómo convive LA OTREDAD conmigo? ¿Quiero torcerle para que sea como yo? ¿Cómo se encuentran maneras que nos incluyan a ambxs? ¿Creo que tengo EL DERECHO de algo por quién «soy»? ¿O por el vínculo que tengo con otra persona? ¿Quién me creo que soy? ¿Mi trabajo me hace alguien? ¿Ser «alguien» -creermela- me da derecho a querer correr los límites del otrx? 

¿Qué es consensuar? ¿Cómo se construye el consenso entre dos? ¿Entre tres? ¿Entre 4? ¿Entre 10? ¿Entre 100? ¿Cómo se nombra todo lo que haga falta? ¿Es posible incluir TODO lo que sentimos? ¿Es posible «avanzar»? ¿Hace falta «avanzar»? ¿Qué nos corre? ¿Nos podemos bajar del tren de «la carrera» de la vida y mirarnos, respetarnos, amarnos? ¿Qué es mirarnos? ¿Qué es respetarnos? ¿Qué es amarnos?

MATERIAL VINCULADO A LA TEMÁTICA: Booklet Soberanía de la Sexualidad – 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *