Sobre el amor y la tristeza

Relajarse en el amor y aún así dejar que la tristeza erosione todo lo que tenga que erosionar en nosotros. Como una gota de agua que cae siempre sobre la misma piedra y va haciendo un cuenco. Ese cuenco puede ser, luego, lugar que permita otro fluir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *