Sobre los anticonceptivos hormonales, sus riesgos y sus efectos secundarios

Sobre los anticonceptivos hormonales,

sus riesgos y sus efectos secundarios

Traducción del Capítulo 2 del libro Period Repair Manual, de la Dra. Naturópata Lara Briden

Pastillas Anticonceptivas (las comunes, combinan estrógeno y progestina)

Las pastillas anticonceptivas son la combinación de dos hormonas sintéticas: el etinilestradiol y una progestina tal como levonorgestrel. Todas las pastillas anticonceptivas combinadas son lo mismo, pero son llamadas de diferente manera dependiendo de la cantidad y los tiempos de liberación del estrógeno, y el tipo de progestina. Las farmacéuticas les dan nombres tiernos para chicas como Brenda y Yas, para que parezcan más benignos. Los nombres cambian dependiendo del país. Las lecturas siempre me preguntan sobre las pastillas anticonceptivas Zoely y Qlaira que usan un estrógeno natural, el estradiol, en vez del común y sintético etinilestradiol. Sí, el estradiol es mejor y estas pastillas tienen unos pocos menos efectos secundarios y menos riesgo, comparados a otras pastillas, pero aún así suprimen la ovulación y las hormonas como cualquier otro tipo de anticonceptivo hormonal. Y también, continúan utilizando la progestina en vez de progesterona natural. No las veo como una gran mejora.

NuvaRingⓇ – el anillo (Estrogeno + Progestina)

NuvaRingⓇ es similar a las pastillas anticonceptivas que traen etinilestradiol y una progestina llamada atonorgestrel. Así como las pastillas y como todos los métodos de anticoncepción hormonal, funciona suprimiendo la ovulación. Cuando NuvaRing fue lanzado en 2001, se dijo que era de más simple utilización, porque una inserción mensual sería más simple que tomar una pastilla diaria) y también más seguro, porque tiene una dosis menor de hormonas. La realidad es que en los primeros estudios clínicos surgió un riesgo elevado de tener un coágulo sanguíneo. El riesgo de coágulo del NuvaRing es mayor que en las pastillas anticonceptivas porque el etinilestradiol va directo al torrente sanguíneo sin pasar primero por tu hígado. El riesgo de coágulo que trae aparejado el uso de NuvaRing fue excusado por la FDA (Agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos) en el proceso de aprobación, y esa eximición ha logrado subsecuentemente que haya habido un quiebre en el uso masivo de anticonceptivos hormonales, ya que han sido 25 los casos de demandas judiciales.

Parches anticonceptivos (Estrógeno+progestina)

Los parches son similares a las pastillas, en el sentido de que llevan etinilestradiol y una progestiona, llamado norelgestromina. Así como las pastillas y la mayoría de los métodos de control hormonal, funcionan suprimiendo la ovulación. Así como el anillo vaginal, tienen un riesgo mayor de coágulo, comparado con las pastillas.

Pastillas anticonceptivas de Mini-dosis

La palabra mini significa que la pastilla contiene solo una droga, una progestiona, y no dos (etinilestradiol y progestiona, como las pastillas “comunes”). Además, la dosis de la progestiona es menor que en las pastillas comunes porque las mini-pastillas no funcionan primariamente suprimiendo la ovulación. En cambio, las mini-pastillas que sólo contienen progestiona, funcionan adelgazando el revestimiento uterino y deteriorando el fluído cervical. Inadvertidamente también suprime la ovulación, en la mayoría de los ciclos. La mini-pastilla tiene muchos de los efectos secundarios que las pastillas “normales” porque la profestiona tiene efectos secundarios. De hecho, las primeras pastillas anticonceptivas testeadas en 1956 eran sólo de progestina. Tenía tantos efectos secundarios que se le adicionó estrógeno para hacer que la droga fuera más tolerable.

Implantes (sólo-progestina)

Los implantes de brazo son otro tipo de anticoncepción hormonal que sólo lleva progestina. Contienen levonorgestrel o etonorgestrel. Así como la mini-pastilla, los implantes funcionan en principio, adelgazando el revestimiento uterino y deteriorando los fluídos cervicales, y también suprimen -inadvertidamente- la ovulación en la mayoría de los ciclos. Los implantes también pueden causar aumento de peso y sangrado errático.

¿Qué pasa con los sangrados locos que suceden cuando usamos implantes e inyecciones?

Los métodos que sólo utilizan progestina, son conocidos por causar “menstruaciones irregulares”, lo cual esta mal dicho. Los sangrados por la progestina no son sangrados menstruales, son sangrados que irrumpen en ciclos anovulatorios, los cuales ocurren cuando el revestimiento uterino estuvo expuesto a estrógeno, pero no a progesterona. Los ciclos anovulatorios traen también problemas en el ciclo menstrual tales como SOP (Síndrome de ovario poliquístico). Los sangrados que ocurren por la utilización de anticoncepción hormonal basada sólo en progestina, son diferentes a los sangrados que ocurren al utilizar pastillas anticonceptivas “comunes” (etinilestradiol+progestina). Para estas últimas, son sangrados por deprivación, guiados por un calendario, que devienen del estrógeno sintético y de la progestina.

Inyección anticonceptiva (sólo progestina)

La inyección lleva una alta dosis de progestina (acetato de medroxyprogesterona), el cual suprime completamente el estrógeno y progesterona natural del cuerpo. La profunda deficiencia hormonal producida por la inyección anticonceptiva puede causar muchos efectos secundarios problemáticos, incluyendo una subida de peso imparable, y pérdida temporaria de masa ósea. También ha sido asociada con el aumento en el riesgo de cáncer de mama.

DIU HORMONAL (Sólo progestina)

MirenaⓇ y SkylaⓇ son dispositivos intrauterinos (DIUs) que liberan una pequeña cantidad de progestina levonorgestrel dentro del útero. Así como otros métodos basados sólo en progestina, funcionan primariamente adelgazando el revestimiento uterino y deteriorando los fluídos cervicales. Así como otros métodos basados sólo en progestina, también inadvertidamente suprimen la ovulación, pero no tan a menudo. El DIU hormonal suprime la ovulación en el 85% de los ciclos en el primero año, pero luego sólo en el 15% de los ciclos en los años subsiguientes.

Debido a que MirenaⓇ no suprime la ovulación completamente, veo este método como el menos perjudicial de todos los métodos hormonales de anticoncepción. Dicho esto, sigue siendo la droga levonorgestrel, que es una progestina. El DIU hormonal ha sido asociado a depresión, y puede reducir tu habilidad para lidiar con el estrés. También MirenaⓇ tiene el beneficio de reducir el fluído menstrual en un 90% y por esto puede tratar las metroragias, las adenomiosis y las endometriosis.

Tema especial: ¿Necesitamos menstruar? MirenaⓇ detiene el sangrado menstrual en algunas mujeres, lo cual trae aparejada la pregunta: ¿Acaso necesitamos el sangrado menstrual? No, no necesitamos un sangrado menstrual per se, y menos aún un sangrado por deprivación (el “sangrado menstrual” que traen los métodos hormonales, que no es un sangrado menstrual en realidad). Pero SÍ necesitas hormonas ováricas, y el ciclo menstrual es la única manera de producirlas. MirenaⓇ es único en el sentido de que suprime el sangrado pero permite la ovulación y las hormonales naturales. Entonces, si suprimir la menstruación es tu meta, entonces Mirena es tu única opción razonable. Con la mayoría de los anticonceptivos hormonales, sangras pero no ciclas. Con el DIU mirena, ciclás pero no sangras.

—————————————————————–

Riesgos y efectos secundarios de la utilización de anticoncepción hormonal

Cáncer

La anticoncepción hormonal aumenta ligeramente el riesgo de cáncer de mama. Esto es una verdad para todos los métodos hormonales modernos, incluyendo las pastillas de pequeñas dosis, los implantes, y los DIUs hormonales. Los científicos saben desde hace tiempo que las antiguas pastillas de altas dosis de estrógenos incrementaban el riesgo de cancer, pero esperaban que las pastillas modernas de bajas dosis o sólo-progestina fueran más seguras. Lamentablemente, un estudio extenso realizado en 2017 descubrió que los metodos modernos conllevan el mismo riesgo de cáncer que los métodos antiguos.

En el lado positivo, la pastilla reduce el riesgo de cáncer de colon, ovarios y útero (endometrial). La protección del cáncer uterino es importante si tenés SOP, porque estás expuesta a un riesgo mayor de cancer uterino. Afortunadamente, hay otras opciones mejores para prevenir el cáncer uterino.

Entre ellas, 1) Revertir tu SOP con tratamientos naturales y 2) Tomar progesterona natural para proteger tu revestimiento uterino.

Coágulos

Todos los tipos de anticonceptivos hormonales conllevan un riesgo de coágulo, y ese riesgo se sabe desde el principio de los tiempos. Barbara Seaman escribió sobre ello en 1969 en su libro “El Caso de la Doctora en contra de la píldora”. Cinco décadas más tarde, no mucho ha cambiado. Una y otra vez, el riesgo de coágulo es minimizado. Una y otra vez, la solución ha sido encontrar una pastilla nueva y mejor. Nos dijeron que en cada nueva generación que utiliza las pastillas, éstas son mejores y más seguras. Pero los términos “baja dosis” y “nueva generación” son generalmente términos publicitarios. Con nueva generación, se refiere meramente a la década en la cual un tipo particular de progestina fue inventada. Y, extrañamente, algunas de las progestinas modernas como la drospirenona tienen el riesgo más alto de coágulo sanguíneo fatal dentro de todas las progestinas creadas hasta la fecha.

Todas las formas de anticoncepción hormonal llevan consigo un riesgo de coágulo fatal. El riesgo “absoluto” es bajo, pero aumenta si fumas, lo cual no deberías si utilizas anticoncepción hormonal. Las probabilidades de que las pastillas te den cancer o coágulos son bajas. Sin embargo, es más probable que te den estos “efectos secundarios”: Depresión, pérdida del deseo sexual, pérdida del cabello y aumento de peso.

Estos llamados efectos secundarios son tan comunes que son más una regla que una excepción. La forma en la que han sido minimizados e ignorados por las últimas tres generaciones es la tragedia más grande dentro de lo que atañe a la anticoncepción hormonal.

Depresión

Cualquier persona que trate mujeres sabe que la anticoncepción hormonal afecta el ánimo. El hecho de que haya permanecido sin ser probado científicamente por cincuenta años tiene que ver con que nadie se ha molestado e investigarlo. Eso cambió en Octubre del 2016 cuando la prestigiosa revista médica JAMA de psiquiatria lanzó un estudio totalmente innovador llamado “La relación entre la anticoncepción hormonal y la depresión”. En el estudio, los investigadores de la universidad de Copenague rastrearon a un millón de mujeres de más de 13 años y encontraorn que las chicas y las mujeres que usan anticoncepción hormonal son significativamente probables de ser diagnosticadas con depresión. El riesgo era mayor para las adolescentes que utilizaban métodos de anticoncepción hormonal basada sólo en progestina, como los implantes o el DIU hormonal. El profesor e investigador Øjvind Lidegaard señaló que sus resultados podrían ser una subestimación porque sólo observó a las usuarias de anticoncepción hormonal que se acercaron a la consulta médica y fueron diagnosticadas y medicadas con antidepresivos. En realidad, la mayoría de las mujeres que experimentan cambios en el humor, que utilizan anticonceptivos hormonales, simplemente dejan de tomarlos y no le dicen nada a su médico.

“Todas las mujeres, médicos y publicistas de anticonceptivos hormonales deberían tomar conciencia de este efecto secundario potencial en el uso de anticonceptivos hormonales”. Profesor Øjvind Lidegaard

Un seguimiento realizado por los investigadores al mismo grupo de mujeres, encontró que quienes utilizaban anticoncepción hormonal triplicaban en el riesgo de suicidio.

¿Cómo pueden afectar en el ánimo los anticonceptivos hormonales?

Una de las formas es haciendo que tu sistema nervioso sea más sensible al estrés. Otra manera es cambiando la estructura de tu cerebro. En 2015, la neurocientífica Nicole Peterson de la UCLA encontró que las mujeres que toman anticonceptivos hormonales tienen cerebros alterados, en comparación a las mujeres que ciclan naturalmente. Dijo, “el cambio en el cortex orbitofrontal lateral puede estar relacionado a los cambios hormonales que algunas mujeres experimentan cuando utilizan pastillas anticonceptivas”. Esta neurocientífica dice que la anticoncepción hormonal puede estar contribuyendo o causandote depresión. Si esta es la primera vez que consideras esta posibilidad, sabé que no estas sola.

La Profesora Jayashri Kulkarni de la universidad Monash De Melbourne, Australia, lo dice de esta manera: “El comienzo de la depresión puede ocurrir habiendo utilizado anticoncepción hormonal por un día, o luego de un año. Las mujeres generalmente tienden a culparse a sí mismas por sentirse deprimidas y olvidan considerar el efecto de las hormonas diarias que están tomando.

Pérdida del deseo sexual

La anticoncepción hormonal puede ser mala para tu vida sexual porque provoca que no liberes la testosterona que necesitas para la libido. También causa sequedad vaginal y esto te pone en riesgo de sufrir vaginismo, que produce que el sexo sea doloroso. Según una encuesta, las mujeres que utilizan anticoncepción hormonal reportan tener sexo menos frecuentemente, menos frecuencia de exitamiento, menos placer, menos orgasmos y menos lubricación vaginal. Desafortunadamente, puede tomar meses o aún años para que la libido vuelva a la normalidad una vez que dejas de utilizar anticoncepción hormonal. Generalmente le pregunto a mis pacientes por su libido. Muchas de ellas dicen que sí, que notaron una declinación de su deseo sexual utilizando las pastillas anticonceptivas, y una mejora cuando las dejaron. Muchas mujeres no pueden decir como era su libido antes de tomar las pastillas porque eran muy pequeñas cuando comenzaron. Porque realmente, quien piensa en preguntarle a una adolescente si sufre de una baja de deseo sexual? Podría ella saberlo siguiera? Si tuviste una baja en tu deseo sexual desde que comenzaste a tomar las pastillas a los 15 años, entonces por supuesto, piensas que eso es normal. O peor, pensarás que algo está mal contigo, en vez de pensar que algo está mal con la droga que has estado tomando. Tienes el derecho de tener tu libido, y eso es una verdad aún si no estás planeando tener sexo próximamente. ¿Por qué? Porque tu libido no está allí sólo para que tengas sexo. Es también una parte importante de tu vitalidad y de tu motivación en la vida. Puede que tengas una libido alta, o puede que tengas una libido baja, y eso está bien. La libido de todos es diferente. Lo que importa es que tu libido es tu libido, y esa cantidad es lo normal para vos y no el efecto secundario de una medicación.

Tema especial: ¿Por qué los hombres no toman anticonceptivos hormonales?

La tecnología existe para la anticoncepción hormonal masculina, pero estas drogas no fueron puestas en el mercado. Los desarrolladores no creen que los hombres vayan a decidir apagar sus hormonas naturales y sufrir los efectos secundarios de la depresión y la baja en la libido.

Y, honestamente, ¿por qué deberían ellos? Y, ¿por qué deberían las mujeres?

Pérdida del Cabello

Algunas progestinas como el levonorgestrel causan pérdida del cabello porque tienen un alto índice de andrógenos, lo que significa que son similares a la testosterona. La Asociación Americana de Pérdida de Cabello (AHLA) advierte sobre el riesgo de pérdida de cabello debido a la anticoncepción hormonal. En 2010, declararon: «Es imperativo que todas las mujeres, especialmente las que tienen un historial de pérdida de cabello en su familia, sean conscientes de los efectos potencialmente devastadores de las píldoras anticonceptivas en el crecimiento normal del cabello». Estas tomando un tipo de testosterona como anticonceptivo hormonal? Lee los ingredientes. Las progestinas con un alto índice de andrógenos incluyen acetato de medroxiprogesterona, levonorgestrel, norgestrel y etonogestrel. Causan pérdida de cabello al encoger (o miniaturizar) los folículos pilosos, lo cual es un proceso lento. Podría ser que estés utilizando anticonceptivos hormonales durante muchos meses, o incluso años, antes de que comiences a notar la pérdida de cabello. Las progestinas con un alto índice de andrógenos también pueden causar acné. Las progestinas con un índice de andrógenos bajo incluyen drospirenona, norgestimato y ciproterona. No causan pérdida de cabello cuando las tomas, pero pueden causar pérdida de cabello cuando las dejas porque causan un aumento de rebote en los andrógenos y la sensibilidad a los andrógenos. Una vez que tus folículos pilosos se hayan miniaturizado debido a la anticoncepción hormonal, es probable que termine con el diagnóstico de alopecia «androgénica» o «androgenética» (pérdida de cabello de patrón femenino), que no es fácil de revertir.

TÉRMINOS

Androgeno: Un andrógeno es una hormona masculina que promueve las características masculinas.

Alopecía: Alopecia significa pérdida de cabello.

Aumento de peso

Los anticonceptivos hormonales pueden causar aumento de peso porque interfieren con una hormona llamada insulina. La píldora también causa antojos de azúcar y previene la ganancia de músculo que esperas ver con el ejercicio. [32] Finalmente, el estrógeno sintético de la píldora hace que la grasa se deposite en las caderas y la parte superior de los muslos y puede empeorar la celulitis. Pero espera, hay más. Hemos visto que los anticonceptivos hormonales pueden causar depresión, pérdida del deseo sexual, caída del cabello, y aumento de peso. Eso es sólo la punta del iceberg. Los anticonceptivos hormonales también pueden causar presión arterial alta, deficiencia de nutrientes y reducción de la función tiroidea. Los anticonceptivos hormonales alteran las bacterias intestinales y vaginales y pueden provocar problemas digestivos, infecciones por levaduras y frotis anormales de PAP. Finalmente, los estudios han demostrado que los anticonceptivos hormonales pueden impedir que formes huesos sanos.

Como si todos esos efectos secundarios no fueran suficientes, también existen los problemas que puede enfrentar cuando dejas de utilizar anticoncepción hormonal.

—————————————————————–

Dejar las pastillas

Probablemente te sentirás mejor cuando dejes de usar los anticonceptivos hormonales. Mejor humor, más energía y ciclos regulares. Esa es la experiencia más común. Sin embargo, puede que desarrolles problemas como el acné post-píldora, el síndrome premenstrual o la amenorrea (falta de periodos).

Acné post-pastillas

Los medicamentos esteroides en el control de la natalidad hormonal funcionan muy bien para eliminar el acné. Tanto el etinilestradiol (estrógeno sintético) como las progestinas drospirenona, norgestimato y ciproterona suprimen fuertemente el sebo (aceite de la piel). De hecho, la ciproterona suprime el sebo a «niveles infantiles» [35], lo cual es un poco inquietante cuando lo piensas. Se supone que los adultos tienen más sebo que los niños, por lo que es una situación anormal. En respuesta a los medicamentos, tu piel tiene que regular el sebo, y esa regulación continuará incluso una vez que dejes de tomar las pastillas. El resultado puede ser más sebo que nunca antes.

Al mismo tiempo, dejar las pastillas puede hacer que los ovarios produzcan temporalmente más andrógenos cuando vuelven a la acción. Por lo tanto, el acné posterior al uso de pastillas anticonceptivas es el resultado de un doble golpe de sebo de rebote al retirarse de una droga supresora del sebo y de los andrógenos de rebote a medida que sus ovarios se activan nuevamente. Afortunadamente, sus ovarios también deben comenzar a producir las hormonas estrógeno y progesterona, que son buenas para la piel. El acné después de la píldora generalmente alcanza su punto máximo después de unos seis meses, justo cuando podrías estar lista para rendirte. Después de eso, tu piel debería comenzar a mejorar. Si eres propensa al acné, o si sufriste acné la última vez que trataste de dejas las pastillas, comienza el tratamiento natural al menos un mes antes de suspenderlas. Eso debería reducir la severidad del acné después de la píldora. Vea las secciones de Tratamiento del acné y Tratamiento anti-andrógeno en el Capítulo 7.

SPM (síndrome pre-menstrual) post-pastillas

Si sos como muchas de mis pacientes, es posible que encuentre el nuevo síntoma de SPM cuando dejes de tomar las pastillas. Es porque tienes ciclos reales por primera vez en lo que pudieron haber sido años. Tus «ciclos» de pastillas se asociaron con una dosis bastante uniforme de hormonas sintéticas, por lo que no sentiste mucho cambio en el día a día. Tus ciclos reales, por otro lado, están asociados con un aumento y disminución natural de las hormonas, y necesitás adaptarte a eso. Lo que podría llevarte a preguntarte: «Si un período real puede causar síndrome premenstrual, entonces ¿por qué tener un período real?» Y mi respuesta es: «Para las hormonas». Tus propias hormonas estradiol y progesterona son tan beneficiosas que vale la pena ponerlas, con un poco de SPM. Y, afortunadamente, el SPM no tiene por qué afectar demasiado tu vida, porque responde increíblemente bien a los tratamientos que analizaremos en el Capítulo 8.

Amenorrea y SOP (síndrome de ovarios poliquísticos) post-pastillas

Si no tienes tu sangrado menstrual después de dejar de tomar las pastillas, la pregunta más importante que debes hacerte es: ¿cómo fueron mis períodos antes de tomar las pastillas? Si tus períodos eran irregulares, entonces algo estaba pasando en ese entonces; saliendo de la píldora simplemente los has desenmascarado. Con la ayuda de este libro, ahora podés volver al tablero de dibujo y averiguar qué es ese algo, y arreglarlo. Si, por otra parte, tus periodos eran regulares antes de la píldora, ahora tiene un tipo de amenorrea (píldora) posterior a la píldora o SOP posterior a la píldora, que veremos en el Capítulo 7.

Cortar con la anticoncepción hormonal

Piénsalo de esta manera: dejar las pastillas es la primera prueba en tu boleta de calificaciones mensual, y eso es algo bueno. Es la primera vez que tu cuerpo tiene la oportunidad de mostrarte lo que puede hacer. Sea que tengas tu menstruación inmediatamente, o no, te brinda pistas importantes sobre tu salud. Con la ayuda de este libro, debes obtener algunas ideas sobre qué hacer a continuación. En cierto modo, todo este libro es su guía para salir de la anticoncepción hormonal. También he incluido una sección especial en el Capítulo 11, Cómo salir de la anticoncepción hormonal. Posteriormente, es posible que necesites un método alternativo de anticoncepción, que no sea hormonal.

La Dra. Lara Briden enseña y apoya a la utilización del Método Sintotérmico de anticoncepción natural y fertilidad consciente.

MATERIAL/CURSO VINCULADO A LA TEMÁTICA: Booklet 1 / Gineco-Ecología y Método Sintotérmico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *