Diferentes ritmos sexuales

¿Cuáles son las preguntas que más recibimos

sobre la sexualidad y la afectividad en las parejas?

Las preguntas suelen derivar en estos tres focos: 

✔ La diferencia en los ritmos sexuales de los integrantes de una pareja 

✔ La falta de deseo (pero no de amor) 

✔ Cómo salir de lo rutinario 

Es muy importante que estas temáticas se hablen ya que, al ser tabú, no tienen demasiado espacio en nuestras cotidianidades, pero esto sí es algo que nos pasa a todxs en nuestras vidas, así que por lo tanto, es importante.

 Nuestra sociedad, nuestra educación y nuestras familias no nos enseñaron ni entrenaron en el arte del amor y del sexo, que son los artes del tiempo, de las polaridades, de la escucha, del conocernos. 

Lo bueno de esto es que, si podemos sacarnos el traje del «deber saber», podemos entrar en la experiencia desde la inocencia para expandir nuestro sentir y nuestras experiencias.

 En relación a los diferentes ritmos sexuales, es necesario que sepamos que las personas efectivamente tenemos diferentes ritmos sexuales porque somos diferentes. Quizás, dar por sentado esto, nos ayude a relajarnos.

La ansiedad de que «las cosas salgan bien» en nuestra pareja, de que las cosas «se sostengan», «estar cumpliendo bien nuestro rol», «estemos satisfaciendo a nuestra pareja» (en todos los niveles), muchas veces son volcadas al encuentro sexual o afectivo, como forma de asegurarnos algo, o compensar lo que sentimos que no cumplimos, de nuestro «deber ser» como parejas. (¡Agotador!) 

Estos aspectos relacionados a la presión mental, afectan al ritmo sexo-afectivo de una pareja. Generalmente, no nos damos el tiempo de conocer ni encontrar ese ritmo propio de este vínculo. Este ritmo sexual está compuesto por los ritmos de ambxs, y esto lo hace un tejido mutable y complejo. El ritmo de cada unx también está sujeto a la fisiología sexual energética de cada cuerpo, a su historia, su socialización, entre otros muchos factores. Esto hace que los tiempos para acceder al deseo sexual-afectivo profundo, y por lo tanto para acceder a un encuentro sexoafectivo profundo, sean diversos. El problema con esto no es la diversidad y diferencia entre los ritmos de lxs integrantes de la pareja, sino con que -debido a la socialización y demás motivos que ya nombré anteriormente- generalmente se instalan patrones repetitivos, en el vínculo, de los que luego es difícil salir o cambiar.De cualquier manera, la creatividad en el encuentro en las parejas es siempre algo que necesitamos recordarnos, no sólo para «mantener viva la chispa», sino porque la creatividad es lo que hace vital, expansivo y entusiasta nuestro paso por este viaje que es la vida. Y, ¿qué mejor que nuestrx compañerx sea parte de esa vitalidad transformadora?Nos hacen falta marcos temporales y espaciales diferentes a los cotidianos (porque éstos suelen ser cortos de tiempo y repetitivos, no por otra cosa) para re-conocernos e investigar nuestro vínculo de pareja. Nos hacen falta personas que nos guíen, acompañen y apoyen de forma respetuosa, cuidada y amorosa.

CURSO O TALLER AFÍN: Tantra para parejas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *