La vitamina D es una hormona y la necesitas para tu salud sexual

Traducción al español de un texto de la Dra Jolene Brighten https://drbrighten.com/

A menudo se nos dice que tomemos un poco de sol para obtener vitamina D, pero ¿Qué hace realmente la vitamina D? ¿Y cuáles son los beneficios de la vitamina D para la salud de las mujeres?

La fertilidad, los calambres menstruales, la densidad ósea, la autoinmunidad e incluso los fibromas pueden mejorar si se controla la vitamina D.

En este artículo, explicaré exactamente qué es la vitamina D (alerta de spoiler: ¡es una hormona!), por qué la necesitamos, cómo la deficiencia de vitamina D puede afectar a nuestra salud y cómo aumentar el consumo de este nutriente.

¿Qué es la vitamina D?

Curiosamente, la vitamina D es en realidad una hormona producida por los riñones! La vitamina D es un componente vital para la buena salud y la vitalidad. Es importante para mantener unos huesos fuertes (es un elemento clave en la absorción del calcio y el fósforo), una buena salud inmunológica, la función endocrina (hormonal), la salud cardiovascular, y puede regular cientos de genes a través del receptor de la vitamina D (VDR). Además, la vitamina D puede tener algunas propiedades antiinflamatorias.

La deficiencia de vitamina D puede causar y exacerbar múltiples problemas de salud (por ejemplo, enfermedades autoinmunes y cardiovasculares). Por lo tanto, es importante mantener los niveles óptimos de vitamina D.

Metabolismo de la vitamina D

¿Quieres ser nerd conmigo? ¡Claro que sí! Bien, si no lo haces, entonces baja a los beneficios y cómo obtener información sobre la vitamina D.

Antes de entrar, déjame explicarte que no hay una sola forma de vitamina D. La forma activa de vitamina D es la 1α, 25-dihidroxivitamina D o vitamina D3 (calcitriol). Es posible que lo hayas visto en una prueba de laboratorio como vitamina D 1,25(OH). El colecalciferol y el ergocalciferol (D2) son precursores inactivos que el cuerpo utiliza para producir vitamina D activa.

Bien, ahora sabes que cuando digo vitamina D aquí, estoy hablando de D3 o 1,25(OH) vitamina D.

¿Cómo ayuda la vitamina D al cuerpo?

La vitamina D es importante por muchas razones (sí, nos vamos a meter en un montón aquí). Sin cantidades suficientes, no podemos absorber eficazmente el calcio, y nuestro sistema inmunológico es más vulnerable. Además, nuestros períodos pueden ser dolorosos, nuestra fertilidad puede verse afectada (los hombres también), nuestra piel puede volverse seca y opaca (lo que puede causar erupciones), y nuestro cabello puede incluso caerse cuando los niveles de vitamina D en el cuerpo disminuyen.

¿Puede la vitamina D afectar a mi ciclo menstrua-ovulatorio?

¿Ciclos más largos? Asegúrate de comprobar tu nivel de vitamina D. Los estudios han demostrado que los niveles insuficientes de vitamina D (20-30 ng/ml) se asocian con el doble de probabilidades de que una mujer tenga ciclos más largos en comparación con las mujeres que tienen un nivel de vitamina D superior a 40 ng/ml. Además, hay un 30% de aumento en la probabilidad de que la duración de su ciclo menstrual sea más larga con cada 10 ng/ml de disminución de los niveles de vitamina D en circulación.

Si usted está experimentando ciclos largos (días entre un período y otro) entonces querrá seguir leyendo para entender qué niveles son ideales en las pruebas de laboratorio y cómo aumentar los niveles de vitamina D de manera natural.

¿La vitamina D ayuda con los calambres menstruales?

Hay estudios que han demostrado una reducción significativa de los calambres menstruales después de 8 semanas de suplementación a 50.000 UI diarias en mujeres que tienen deficiencia de vitamina D. Estas mujeres vieron un aumento en sus niveles de vitamina D en la sangre que en promedio se elevó por encima de 50 ng/ml. Como leerán a continuación, este es un nivel considerado suficiente por el Consejo de la Vitamina D.

Aunque hay ensayos que usan dosis de 50.000 UI, esto no es lo que típicamente usamos en la práctica clínica. Como médico naturista que apoya las hormonas de las mujeres y las ayuda a solucionar los peores problemas de la menstruación, normalmente utilizo una dosis de 5.000-10.000 UI dependiendo de lo que muestren los análisis de laboratorio. Además, volvemos a hacer la prueba después de tres meses de terapia para determinar cómo está respondiendo el individuo.

En mi práctica clínica usamos una vitamina D3/K2 líquida porque es más fácil modificar la dosis para satisfacer las necesidades del individuo. Sigan leyendo porque voy a compartir con ustedes los niveles que deben tener en la sangre, las diferentes consideraciones de dosificación de los suplementos y cómo adquirir la vitamina D a través de la dieta y las terapias de estilo de vida.

La fertilidad de la vitamina D

Se ha demostrado que la vitamina D es beneficiosa para las hormonas y la fertilidad de las mujeres.

El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es una de las principales causas de infertilidad. En un estudio, se descubrió que la suplementación con vitamina D mostró una mejora en el estado general de la vitamina D, «lo que llevó a una mejora en la calidad de los embriones y a una tasa de embarazo clínico significativamente mayor».

También se ha demostrado que las tasas de implantación son más altas entre las mujeres con suficiente vitamina D que se someten a una FIV. En mi práctica, llevo a cabo un análisis de la vitamina D (entre otros laboratorios) antes de referirme a un endocrinólogo reproductivo (ER) para asegurarnos de que una mujer tenga el mejor estado nutricional para facilitar el trabajo del ER y que los resultados de la FIV sean más exitosos.

Vitamina D durante el embarazo

Se ha demostrado que las mujeres con un nivel adecuado de vitamina D tienen un menor riesgo de complicaciones en el embarazo como la preeclampsia y la hemorragia posparto.

En una reciente revisión Cochrane sobre la suplementación de vitamina D durante el embarazo se afirmó: «Suplementar a las mujeres embarazadas con vitamina D sola probablemente reduce el riesgo de preeclampsia, diabetes gestacional, bajo peso al nacer y el riesgo de hemorragia posparto grave». Continuaron diciendo que se necesitan ensayos controlados aleatorios para evaluar los riesgos y beneficios de la suplementación de vitamina D en el embarazo.

Fibromas uterinos y la vitamina D

Se ha descubierto que el suplemento de vitamina D reduce el tamaño de los fibromas uterinos. En un estudio animal financiado por los Institutos Nacionales de Salud se encontró que la vitamina D puede ser un enfoque beneficioso y no quirúrgico para reducir los fibromas.

Curiosamente, se ha demostrado que las mujeres afroamericanas experimentan fibromas con un riesgo dos o tres veces mayor que las mujeres blancas. Como leerá a continuación, la piel pigmentada más oscura se asocia con un mayor riesgo de deficiencia de vitamina D.

La vitamina D y la diabetes

Los estudios en animales han demostrado que la vitamina D3 juega un papel en la secreción de insulina del páncreas. Curiosamente, los estudios han sugerido que la insuficiencia o deficiencia de vitamina D afecta negativamente a la regulación del azúcar en la sangre.

Si usted está luchando con los síntomas de desequilibrio hormonal, entonces esta es una vitamina que debe ser examinada. La desregulación del azúcar en sangre puede ser el problema subyacente que está impulsando sus síntomas y el mal estado de la vitamina D puede estar jugando un papel importante. La buena noticia es que tu médico puede analizar fácilmente este importante nutriente.

Fertilidad y vitamina d

Promueve el crecimiento de los huesos

La vitamina D es muy importante para la absorción del calcio y el fósforo. Es necesaria para que podamos absorber eficazmente el calcio del intestino. ¿Y para qué son importantes el calcio y el fosfato? Para la salud de los huesos.

Los niveles adecuados de estos nutrientes son importantes para construir huesos fuertes con una mineralización normal.

Sin la adecuada vitamina D (y, por extensión, el calcio), los huesos pueden volverse delgados, quebradizos y deformados.

Esto puede conducir a la osteopenia (reducción de la masa ósea) y a la osteoporosis (huesos frágiles o delgados). Y antes de que empieces a pensar, «espera, ¿no es algo que sólo les pasa a las mujeres mayores?», quiero que sepas que la osteoporosis empieza ahora y se presenta después. O en otras palabras, tienes que cuidar tus huesos hoy para asegurarte de que no desarrolles la enfermedad más tarde. La vitamina D óptima y las hormonas saludables pueden ayudar!

Los huesos influyen en tu estado de ánimo

Nuevos estudios también apuntan a que los huesos están involucrados en la «respuesta de lucha o huida». Sí, siempre hemos pensado que sólo ha sido el papel de las hormonas suprarrenales, la epinefrina y la norepinefrina, el de activar esta respuesta. Pero resulta que tus huesos también están produciendo una hormona que puede estar involucrada con el estrés. Estamos empezando a entenderlo, pero esto apoya la idea de que tus huesos, músculos y células grasas son también órganos endocrinos.

Combatir la enfermedad

Según las investigaciones, la deficiencia de vitamina D se ha asociado con un mayor riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas, esclerosis múltiple, artritis y diabetes de tipo 1.

Una razón para esto es posiblemente que la vitamina D ayuda a regular el sistema inmunológico. También actúa como antiinflamatorio, por lo que las cantidades óptimas son realmente importantes.

Además, las investigaciones han demostrado que la suplementación de vitamina D puede ayudar a protegerte contra la gripe y las infecciones del tracto respiratorio. Así que muy poca vitamina D puede hacer que sea más probable que contraigas estas enfermedades.

Enfermedades autoinmunes

Quiero hablar un poco más aquí porque la población de mayor riesgo para la mayoría de las enfermedades autoinmunes son las mujeres.

Lo que es importante entender sobre las enfermedades autoinmunes como el lupus, la esclerosis múltiple, la tiroiditis de Hashimoto, la diabetes tipo 1, la psoriasis y la artritis reumatoide es que están mediadas por células inmunes llamadas células T. Se ha descubierto que la vitamina D3 modula estas células T de tal manera que el ataque autoinmune en el cuerpo disminuye. Buen material, ¿verdad?

La otra conexión interesante entre la autoinmunidad y la vitamina D es que cuanto más lejos del ecuador vive la gente (menos exposición al sol), más personas vemos con enfermedades autoinmunes, siendo la más notable la esclerosis múltiple.

Y no es sólo específica para los adultos. De hecho, ha habido varios estudios prospectivos que sugieren que para los niños una adecuada vitamina D en el embarazo hasta la adolescencia puede disminuir el riesgo de autoinmunidad.

¿Significa eso que sólo tomar vitamina D eliminará la autoinmunidad? No es probable. La enfermedad autoinmune, en mi experiencia clínica, es multifactorial. Pero la vitamina D juega un papel innegable.

Aunque no tenemos suficientes pruebas para afirmar que la vitamina D prevendrá una enfermedad autoinmune, hay muchas pruebas que sugieren que tanto la corrección de los niveles insuficientes o deficientes, como el mantenimiento de niveles suficientes en el cuerpo pueden ayudar a disminuir el riesgo de enfermedad autoinmune.

Eccema y vitamina D

El eccema o la dermatitis atópica tiende a estallar en el invierno. En un estudio, tan sólo 1.000 UI/día durante un mes se demostró que mejoraba el eczema relacionado con el invierno. Ha habido varios ensayos de control aleatorios que muestran que la terapia de vitamina D redujo la severidad y la extensión de los sarpullidos del eczema. Incluso una versión farmacéutica de la vitamina D llamada Calcipotriol en una crema aplicada al eccema de las manos ha demostrado ser prometedora.

La vitamina D y el cáncer de mama

La vitamina D está involucrada en la regulación de muchos genes a través del receptor de la vitamina D (VDR), incluyendo el crecimiento y la diferenciación de las células. En estudios de observación, el bajo nivel de vitamina D se ha asociado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama y colorrectal.

En estudios ecológicos, se ha observado que cuanto más alta latitud o más lejos del ecuador reside un individuo, mayor es la tasa de mortalidad por cáncer de mama. Otros estudios no han mostrado ninguna diferencia en el riesgo de cáncer de mama. Por el contrario, en un meta-análisis de cinco estudios de cohorte prospectivos y uno retrospectivo, el aumento de la vitamina D en la sangre se asoció con una reducción del 33% en el riesgo de muerte.

Reducir la depresión

En los Estados Unidos, se estima que 14,8 millones de personas tienen depresión. En todo el mundo, la depresión es considerada la principal causa de discapacidad, afectando a la friolera de 121 millones de personas.

En un estudio que examinó la relación entre la vitamina D y el trastorno afectivo estacional (TAE), se descubrió que la fototerapia mejoraba significativamente el estado de ánimo. Esto significa que, para las personas que pueden experimentar depresión estacional (por ejemplo, en invierno), la exposición a la luz podría ayudar.

En invierno, la oscuridad dura más tiempo, y nos quedamos más tiempo en casa porque afuera hace mucho frío. Esto nos lleva a recibir muy poca luz solar, lo que afecta a nuestros niveles de vitamina D. Por lo tanto, recibir más sol y aumentar la vitamina D podría realmente ayudar con los trastornos del estado de ánimo.

Impulsa la pérdida de peso

La Organización Mundial de la Salud ha calificado la obesidad como una epidemia del siglo XXI. La obesidad también aumenta el riesgo de deficiencia de vitamina D.

En un estudio de 50 mujeres con sobrepeso y obesas, en un grupo de las cuales recibieron suplementos de vitamina D mientras que el otro grupo no lo hizo, se encontró que la vitamina D ayudaba a la pérdida de peso.

La obesidad se asocia con niveles más bajos de vitamina D porque la vitamina D sintetizada por la piel o tomada por medio de suplementos o de la dieta puede ser secuestrada en las células grasas. Y aunque el aumento de la adiposidad (células grasas) es un riesgo para el desarrollo de una deficiencia de vitamina D, no es sólo una cuestión de suplementar con la misma dosis que un individuo con menos grasa corporal. De hecho, los ensayos han demostrado que cuando las personas con mayor grasa corporal reciben la misma dosis de vitamina D que los participantes más delgados, sus niveles de vitamina D no mejoran como se esperaba.

Síntomas de la deficiencia de vitamina D

Hacerse un análisis de sangre es lo mejor para determinar su estado de vitamina D. Si tiene alguno de estos signos de deficiencia, es una buena idea hacer una cita con su médico y discutir si el análisis de vitamina D es adecuado para usted.

Enfermedad frecuente

La vitamina D es esencial para mantener un sistema inmunológico sano que pueda combatir eficazmente las enfermedades. Si te encuentras enfermo a menudo, especialmente con virus, es posible que tengas una deficiencia de vitamina D.

Fatiga

En un estudio de mujeres que se quejaban de fatiga, se encontró que o bien tenían una deficiencia de vitamina D, o simplemente no tenían niveles suficientemente altos de vitamina D (es decir, insuficiencia de vitamina D).

En otro estudio, una mujer que sufría de fatiga encontró la resolución de los síntomas mediante la suplementación con vitamina D. La deficiencia de vitamina D puede ser la causa de los bajos niveles de energía en algunos individuos.

Dolor y debilidad muscular

La baja vitamina D puede presentarse como dolor y debilidad muscular en adultos y niños. Parece ser más pronunciado cuando los niveles caen por debajo de 20ng/dL. De hecho, un estudio mostró que en 150 personas referidas por dolor muscular no específico, el 93% tenía una deficiencia de vitamina D.

Caída del cabello

Todos perdemos algo de pelo cada día. Una pequeña pérdida es normal. Sin embargo, si estás arrancando puñados de pelo cuando te lo cepillas, o ves un montón de pelo que se va por el desagüe cada vez que lo lavas, es posible que la pérdida de pelo sea más severa.

Una de las formas más graves de pérdida de cabello, la alopecia areata, se asocia con la deficiencia de vitamina D. En un estudio de 23 pacientes con alopecia, un hilo común era que todos tenían niveles muy bajos de vitamina D.

Depresión

Los bajos niveles de vitamina D se han asociado con un mayor riesgo de depresión.

Dolor de espalda

¿Sufres de dolor de espalda crónico, específicamente dolor de espalda baja? La causa podría ser la falta de vitamina D. Este dolor podría ser un síntoma de osteomalacia, un tipo de debilitamiento óseo.

Como sabemos que la vitamina D está estrechamente relacionada con la salud de los huesos, es lógico que la deficiencia de vitamina D pueda causar dolor de huesos. A menudo se confunden con los dolores musculares, ¡porque normalmente no esperamos que nos duelan los huesos!

Osteoporosis y riesgo de fractura

La pérdida de hueso es multifactorial, siendo factores importantes el estado de nutrición, el ejercicio de levantamiento de peso y las hormonas. Se ha descubierto que la deficiencia de vitamina D está asociada a un mayor riesgo de fractura de cadera y pérdida de hueso. Esto se debe en parte al hecho de que si la vitamina D es baja, la absorción de calcio intestinal también será baja.

Factores de riesgo de tener baja la vitamina D:

Para algunos grupos (a pesar de pasar cantidades seguras de tiempo al sol y de comer alimentos que contienen vitamina D), la deficiencia de vitamina D es más probable.

– Piel oscura

Las personas con piel oscura natural tienen una mayor probabilidad de tener una deficiencia de vitamina D que las de piel clara. Esto se debe a que la melanina (el pigmento de nuestra piel) no absorbe tanta radiación UV, lo que hace más difícil para el cuerpo sintetizar la vitamina D.

– Ser anciano

Las personas de tan sólo 50 años tienen un mayor riesgo de padecer una deficiencia de vitamina D. A medida que envejecemos, nos volvemos menos eficaces en la síntesis de la vitamina D a partir de la luz solar. Además, a medida que envejecemos, es más probable que permanezcamos en el interior y menos tiempo en el exterior = menos luz solar = menos vitamina D.

– Enfermedad celíaca

Las enfermedades que afectan a la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes pueden tener impactos perjudiciales de larga duración, especialmente cuando se agotan ciertos nutrientes clave. A menudo se encuentra que la vitamina D es baja en las personas con enfermedad celíaca.

– Obesidad

La obesidad es un problema de salud mundial, especialmente en los países desarrollados. Los estudios han demostrado una correlación entre un IMC alto y un nivel más bajo de vitamina D 25-hidroxi en suero. También se ha descubierto que los hombres y las mujeres obesos tienen menos probabilidades de obtener vitamina D de fuentes dietéticas. Por último, es posible que los individuos obesos expongan menos piel al sol que sus homólogos no obesos.

– Dietas bajas en pescado y lácteos

Desafortunadamente, es muy difícil obtener suficiente vitamina D sólo con la dieta. Los pescados grasos como el salmón y la caballa (así como los aceites de hígado de pescado) son probablemente las mejores fuentes dietéticas de vitamina D. También se encuentra en menor grado en el hígado de la carne, el queso y las yemas de huevo.

La deficiencia de vitamina D es más común en las personas con alergias a la leche, intolerancia a la lactosa y en las que siguen una dieta vegetariana. Si no tolera la leche, entonces no le aconsejaría introducirla en su dieta como único medio para elevar el nivel de vitamina D.

Incluso con la mejor dieta y exposición a la luz del sol, puede que necesites un suplemento, así que es mejor hacerse la prueba.

– Países con poco sol

Debido a que necesitamos la luz del sol para realizar la síntesis de la vitamina D, las personas en países con poca luz solar son vulnerables a la deficiencia de vitamina D. Además de obtener algo de vitamina D de los alimentos (como el pescado y el queso), necesitamos la exposición a la luz solar para asegurar que nuestros niveles de vitamina D sean óptimos.

Sin embargo, ¡incluso los que están en países súper soleados no se libran! Piensa en ello: Es verano. El sol está ardiendo. Es húmedo. ¿Qué es lo último que quieres hacer? Salir fuera. Aunque vivas en una zona con mucho sol, puede que sea demasiado incómodo salir al exterior. O, hace tanto calor que no es seguro estar afuera. Esto podría llevar fácilmente a una deficiencia de vitamina D.

– Pasar demasiado tiempo en el interior

Hoy en día, el mundo está literalmente a nuestro alcance. Podemos comprar ropa, comida, artículos de aseo y otras necesidades en línea. Podemos enviar mensajes de texto y llamar a nuestros amigos. Podemos hacer que nos traigan comida para llevar a nuestra puerta. Trabajamos desde casa o en edificios de oficinas. ¿Cuál es el hilo conductor aquí? Estar dentro.

Para muchos de nosotros, no hay necesidad de salir al exterior. Y al no pasar tiempo en la naturaleza y absorber unos minutos de sol sano y seguro, podríamos estar causando una deficiencia de vitamina D.

– No tener vesícula biliar

Si le han extirpado la vesícula biliar, es más probable que tenga problemas para absorber los nutrientes solubles en grasa. La vesícula biliar almacena la bilis que produce el hígado y que se libera al comer para ayudar a absorber las grasas. Sin la vesícula biliar, la bilis se libera a medida que se produce, lo que significa que no suele haber suficiente bilis alrededor cuando se come.

Si la vitamina D sigue siendo baja a pesar de los suplementos y ya no tiene la vesícula biliar, es posible que necesite apoyo digestivo adicional para asegurarse de que las grasas, incluida la vitamina D, se absorban correctamente.

Prueba de vitamina D

La mejor manera de determinar sus necesidades de vitamina D es hacer pruebas de laboratorio. Puede reunirse con su médico para hablar de las pruebas o puede solicitar directamente la prueba de vitamina D para hablar con su médico.

El Consejo de la Vitamina D recomienda mantener los niveles séricos de 50 ng/ml (equivalente a 125 nmol/L*), con los siguientes rangos de referencia:

Deficiente: 0-40 ng/ml (0-100 nmol/l)

Suficiente: 40-80 ng/ml (100-200 nmol/l)

Alto Normal: 80-100 ng/ml (200-250 nmol/l)

Indeseable: > 100 ng/ml (> 250 nmol/l)

Tóxico: > 150 ng/ml (> 375 nmol/l)

¿Cómo puede aumentar su consumo de vitamina D?

Así que tal vez has estado leyendo y te estás asustando un poco porque marcaste muchas de esas casillas de «factor de riesgo». No te preocupes, ¡te tengo!

Tengo unas cuantas formas sencillas para que aumentes tu ingesta de vitamina D. Puede que no funcione para todos, pero estoy seguro de que encontrarás un método para aumentar tu ingesta de vitamina D que funcione para ti y tu estilo de vida.

Luz del sol

Esta es probablemente la forma más fácil de aumentar la ingesta de vitamina D. En lugar de beber su taza de café matutina dentro, tome su taza y pase unos minutos al aire libre. ¿Leyendo un gran libro? Encuentra un lugar tranquilo y soleado en tu parque local (o en tu jardín, si lo tienes) y pasa algún tiempo allí. En lugar de hacer yoga en tu sala de estar, extiende tu alfombra en el patio.

Es importante tener en cuenta que tu piel debe estar libre de protector solar y de ropa para aprovechar al máximo los beneficios del sol. Además, debes tratar de estar al sol por un cierto tiempo (por ejemplo, 15 minutos) para una producción endógena óptima.

Todos estos son cambios sencillos que pueden hacer que te metas más en el sol. Pero siempre hay que tener en cuenta lo caliente que es y lo fuerte que es el sol. Nunca debes arriesgarte a una insolación o quemadura de sol por pasar horas al sol del mediodía. Encuentra ese equilibrio, e intenta conseguir pequeñas cantidades de sol.

Pero hablemos de verdad, hay estudios que demuestran que los que viven en los lugares más soleados, como el Ecuador, todavía tienen insuficiencia/deficiencia de vitamina D. Por eso es mejor no asumir y en su lugar, ¡hacerse la prueba!

Puede que descubras que necesitas un suplemento y no hay que avergonzarse de ello. Siga leyendo para aprender sobre suplementos saludables.

Alimentos con vitamina D

Si no puede pasar tiempo al sol por razones de salud, vive en una zona que no recibe mucho sol, o simplemente no le gusta estar al sol, comer alimentos que contengan vitamina D es una buena alternativa.

Algunos alimentos que contienen vitamina D incluyen:

Pescado graso (por ejemplo, salmón, caballa, sardinas)

Aceite de hígado de bacalao

Alimentos que han sido fortificados con vitamina D (por ejemplo, leche, queso, jugo de naranja, cereales y algunos productos lácteos no lácteos)

Yemas de huevo

El hígado de la carne de vacuno

Suplementos de vitamina D

Si no puedes tomar suficiente sol (por ejemplo, trabajas en una oficina o vives en un lugar con poca luz solar), o tu dieta es baja en vitamina D, los suplementos son una opción muy útil. Además, si sus pruebas de laboratorio revelan que no tiene suficiente o es deficiente en vitamina D, es probable que su médico le recomiende un suplemento.

Es importante seleccionar la vitamina D3 con K2 para aumentar sus niveles en la sangre y prevenir problemas de toxicidad.

El Consejo de la Vitamina D recomienda las siguientes dosis de mantenimiento en los días en que no se toma el sol:

Niños: 1.000 UI/ 25 libras de peso corporal, hasta 125 libras (un niño de 50 libras necesitaría 2.000 UI)

Adultos: 5.000 UI

Embarazo y lactancia: 5.000 UI diarias*

*Nota que si la madre tiene suficiente, entonces es poco probable que el bebé también necesite un suplemento de vitamina D.

Los adultos obesos deben considerar una dosis más alta, que no exceda de 10.000 UI. Si usted está tomando una dosis superior a 5.000 UI diarias, entonces es prudente volver a hacer la prueba después de 3 meses de la suplementación para controlar sus niveles y luego cada 6 meses o con la frecuencia que su médico le recomiende.

Si usted lucha con la absorción en su tracto gastrointestinal, otra ruta potencial es el uso de la vitamina D tópica, que podría ser útil para aquellos que no tienen vesícula biliar, o que tienen una alta pérdida de grasa en las heces (también llamada esteatorrea).

Toxicidad de la vitamina D

No hay pruebas que apoyen la idea de que la toxicidad de la vitamina D pueda desarrollarse por una exposición prolongada al sol. La toxicidad de la vitamina D se produce a menudo por la suplementación excesiva (50.000 UI/día o más).

Generalmente se considera que los adultos sanos que toman menos de 10.000 UI/día de vitamina D no desarrollarán toxicidad de la vitamina D, aunque el control a través de los análisis de sangre es lo mejor para comprender lo que es cierto para usted.

En los adultos que toman suplementos con altas dosis de vitamina D durante largos períodos de tiempo, corren el riesgo de padecer cálculos renales y calcificación del corazón y los riñones.

Resumen

Para tener huesos fuertes, un sistema inmunológico sano y un mejor estado de ánimo, la vitamina D es una increíble herramienta para su salud. Al tomar mucho sol (con precauciones de sentido común), consumir alimentos ricos en vitamina D y complementarlos si es necesario, puede ayudar a mantener los niveles óptimos de vitamina D para su cuerpo.

Artículo escrito en idioma original por la Dra. Jolene Brighten y traducido por Sofía SloboParisí

CURSO VINCULADO A LA TEMÁTICA: Nutrición menstru-ovulatoria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *