¿Sabías que la ovulación es clave para la salud general?

Todas las hormonas sexuales devienen de los progestagenos.


En realidad, yendo más atrás, todas las hormonas sexuales vienen del colesterol. Si, esa molécula que tanto nos hicieron rechazar en las dietas occidentales anti-grasa pero pro ultraprocesados y productos llenos de disruptores endocrinos y metabólicos . Si no consumimos grasas saludables no obtenemos ácidos grasos necesarios para la salud ni mucho menos para la salud hormonal. Las grasas saludables son, por ejemplo, las de los aceites de cocina no procesados -oliva, coco, sésamo, girasol orgánico-, la grasa del huevo, la manteca, el ghee, la grasa de las carnes -idealmente pastoriles-, la palta -aguacate-, los suplementos de aceite como el de pescado y de onagra, entre otros. 

Para generar una buena cantidad y calidad de andrógenos y estrógenos, primero necesitamos sintetizar progestagenos (por ejemplo, progesterona). Y para generar progestágenos, necesitamos ovular. (Y para ovular necesitamos nutrición correcta y libre de disruptores, descanso y ejercicio equilibrado, en ese orden. Para más info sobre esto, chequeá nuestro Curso de Nutrición Menstru-Ovulatoria).

Si no tenemos una buena cantidad de progesterona porque no ovulamos, no habrá con qué sintetizar andrógenos, y si no hay andrógenos, no habrá con qué sintetizar estrógenos. Básicamente la salud hormonal empieza a desequilibrarse.

Los progestagenos son hormonas producidas por los ovarios (son los órganos que más pueden generar), los testículos y las glándulas suprarrenales. Las personas que tenemos ciclo menstrual-ovulatorio necesitamos de una gran cantidad de progesterona para contrarrestar los efectos de la alta producción de estrógenos que tenemos durante la primera parte del ciclo. Esas grandes cantidades de progesterona se generan única y exclusivamente a partir de la ovulación. Solo cuando efectivamente el óvulo sale del folículo ovárico se puede formar el cuerpo lúteo, una glándula temporal (dura lo que dura la fase lutea, idealmente entre 11 y 14 días) a través de la cual producimos progesterona.

Necesitamos progesterona para equilibrar los ejes hormonales que dirigen los procesos sexuales, para calmar al sistema nervioso, para equilibrar la menstruación y la inflamación, para la salud ósea, para estimular la producción tiroidea, entre otros. Necesitamos andrógenos para tener fuerza física, libido, cabello, para que nuestros folículos crezcan y para generar estrógenos. Y necesitamos estrógenos para ovular, para menstruar, para nuestro sistema inmunológico, para nuestra salud ósea, para la fertilidad, para tener energía, entre otros. El estradiol (estrógeno ovárico) y la progesterona se contrarrestan mutuamente y se mantiene así un equilibrio yin-yang dinámico y saludable. (Si querés aprender más sobre esto, podés adquirir el Curso sobre Gineco-Ecología y Método Sintotérmico).

Si, no sólo es importante ovular para generar progesterona si queremos gestar hijxs (la progesterona es fundamental para la implantación y los primeros 3 meses de gestación), sino para la salud GENERAL.

Entonces, si no ovulamos luego no hay cuerpo lúteo y entonces no producimos las cantidades de progesterona que necesitamos para contrarrestar los efectos del estradiol… Ni para sintetizar ninguna otra hormona sexual cuando el ciclo vuelve a comenzar.


¿No lo sabías? No circula mucho esta información. Pero, #ovularimporta, ¡y mucho! 
Gracias mi queridísima amiga y colega Pame Tifni (IG @las.mujeres.saben) por impulsar esta campaña ❤

CURSOS VINCULADOS A LA TEMÁTICA: Método sintotérmico / Nutrición menstru-ovulatoria / Respiración circular del útero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *