Sobre la autoridad y el placer

Quiero invitarles a hacer un salto cuántico hacia una nueva perspectiva, que es la necesidad de entender la importancia de LA AUTORIDAD INTERNA de cada unx de nosotrxs. Si seguimos dándole el espacio de autoridad sobre las decisiones/lo que es mejor/etc a algo externo (morales, instituciones, familia) vamos a vivir constantemente fuera de nuestra energía, perdidxs completamente, y perdiéndonos de nuestra vida y vitalidad. Necesitamos CRECER e INTROYECTAR la autoridad. Meterla hacia dentro. Conocernos, registrarnos y elaborar nuestras propias morales, éticas y pedagogías. Validar nuestras neuro-disidencias y validar fuerte nuestro sentir, nuestra forma de ser (y sus mutaciones próximas también).

Vuelvo a lo anterior: sólo de esta manera vamos a poder auto-regularnos. Solamente si aprendemos a validarnos, registrarnos y escucharnos vamos a RECUPERAR el mecanismo intrínseco de lxs seres humanxs de la AUTORREGULACIÓN ORGÁNICA. ¿En qué se basa la autorregulación? En la sexualidad, es decir, en los procesos relacionados con el placer corporal. Para la fisiología/biología (no la que nos enseñan, sí la de vanguardia que integra lo social y cultural en su entendimiento), el placer es un mecanismo que nos indica dónde y cómo algo es correcto para nuestro organismo. Y el dolor, nos indica que hay algo que no estamos haciendo correctamente, o que va en contra de nuestra naturaleza. Nuestra socialización nos desconectó de esto y nos conectó con formas artificiales de vivir y sentir. Con morales institucionales paupérrimas que no respetan lo más mínimo la ética de los valores humanos primales. ¿Cuáles son?

El afecto, el placer y la cooperación.

Casilda Rodrigañez nombra (sí, la estudio mucho y hace mucho, porque le pone palabras a muchas cosas que vengo experimentando desde el tantra) una frase que me abrió el alma: «La cooperación no es un principio ético, es un principio orgánico». Esto significa que no es algo creado por la socialización de las personas, sino que es algo que sucede en todos los sistemas orgánicos, a nivel fisiológico, hormonal, biológico, etc. Es parte de cómo funcionamos. .

Nos deseo que nuestro aprendizajes provengan siempre de una cascada libidinal; es decir, que lo que querramos aprender y lo que llegue como aprendizaje a nuestra vida, sea desde hacia para y por el deseo propio. Que nuestros deseos regulen nuestra vida y nuestros vínculos. Que nuestros deseos ocupen el lugar de nuestra AUTORIDAD INTERNA. Que podamos volver a darle su lugar primordial en nuestras vidas. Que podamos validarlos fuerte. Porque lo único que nos va a complacer es darle cauce a esos deseos, y ese placer que viene del complacer traerá consigo la cascada hormonal de afecto y satisfacción que necesitamos como MEDICINA y ALIMENTO para nuestras vidas humanas. .

Amores a mares, Sofi

Arte: Ansilta Santos

CURSO VINCULADO A LA TEMÁTICA: Tantra / Tantra para parejas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *